Estoy en la Gracia de Dios

ESTOY EN LA GRACIA DE DIOS

Agraciado estoy en Dios,
perennemente en la Gracia
de la Verdad de la Vida,
que es la Verdad de mi Alma.

No cometo error alguno,
puesto que el error no alcanza
a quien abraza la vida
como la vida lo abraza.

Y aunque en nuestras percepciones
no se expresen nuestras almas,
estoy, por Amor de Dios,
eternamente en Su Gracia.

Jesús María Bustelo Acevedo

Refranero Impopular

REFRANERO IMPOPULAR

La Nueva Era,
la Vieja Fue;
la Nueva Ola,
la Vieja, ¡adiós!

El que se equiboca,
es que tiene voz,
y el que da la nota
es un cantaor.

Todo aquel que yerra,
es que está en la Tierra;
todo aquel que no,
¡se coge y se entierra!

Jesús María Bustelo Acevedo

La Tele es Satanás

LA TELE ES SATANÁS

La tele es el demonio, la tele es Satanás,
convierte en un infierno tu mente santa y noble;
quien tiene algo de tonto, se vuelve de ello el doble,
pero si eres astuto tu astucia perderás.

La tele es Satanás, su odiosa cantinela
oculta ese Infinito que dentro albergas tú;
sangriento noticiario y vil telenovela
son las perversas alas del mismo Belcebú.

La tele es sólo odio, rencor, ira, tristeza,
y un gran germano nazi que quiere controlar
y anula toda tu feliz naturaleza
que preso en su mirada no puedes recordar.

¡Satán es cada tele
para cada pelele!

Jesús María Bustelo Acevedo

Aprendizajes

HAY QUIEN DICE QUE LOS ÁNGELES NO EXISTEN

Hay quien dice que los ángeles no existen,
y es así, y es así
en la lógica heredada que aprendí,
y es así, es así.

Hay quien dice que las almas se desvisten,
que vestidas es normal que nos despisten,
y es así, es así
en la lógica heredada que aprendí,
es así, es así...

Esa sí, esa no,
esa no, esa sí...

Jesús María Bustelo Acevedo

El Poema de los Maricones

EL POEMA DE LOS MARICONES

A esa gentuza del norte
que nos llama maricones
y después, con su consorte,
van en manifestaciones

en contra de la homofobia,
le dedicaré esta letra
para ver si les penetra
en donde más les agobia.

Tú que con tu verbo sucio
me llamas homosexual,
pues ves en serlo algún mal
en tu cerebro tontucio,

evidencias, así mismo,
con tu hueca letanía,
tu mediocre hipocresía
y despreciable cinismo.

De maricón hace alarde,
no aquel que goza del pene
por más que se le condene,
sino el bocazas cobarde

que en un vulgar arrebato
ataca a su semejante
cuando este no está delante
y en medroso anonimato.

Y es charlatán que no piensa
que ofende sólo el que puede,
y que si a intentarlo cede
a sí mismo va la ofensa.

No saben ni pueden ver
que cuando me llaman gay
tan sólo por ser  de Cai
desprecian a la mujer.

Pues no existe la homofobia,
tan sólo existe el desprecio
que tiene el machista necio
por su mismísima novia.

Respeta, pues, tu consorte,
que por lo que a mí me toca
lo que salga por tu boca
no habrá modo en que me importe.

Jesús María Bustelo Acevedo