Los hijos de la culpa

LOS HIJOS DE LA CULPA

Los hijos de la culpa
caminan cabizbajos,
directo a sus labores
como está estipulado,
porque no son los ninis
que viven subsidiados,
ni son los perroflautas
ociosos y drogados,
ni los irresponsables,
ni los acomodados...
Los hijos de la culpa,
como está bien mandado,
sacrificadamente
y esforzándose al máximo,
cumplen con todas sus
obligaciones, temprano
se entregan cada día
a ese rito mundano
que les da la inocencia
y que llaman trabajo...
¡Los hijos de la culpa
son buenos ciudadanos!

Jesús María Bustelo Acevedo