Un circo que alegraba siempre el corazón

UN CIRCO LLAMADO ESPAÑA

Había una vez un circo,
un circo llamado España,
con regiones, regidores,
equilibristas y patrias,
con leones y Castillas,
y con urnas y con jaulas,
con animales salvajes
y toda la fauna humana,
trampucheros, trampecistas,
cortes, gobiernos y carpas,
con domadores de fieras
y fieras que se desmandan,
ilusionistas e ilusos,
payasos y papanatas,
con público y electores,
amazonas y amargadas,
con mili y con Milikito,
con tracas y con matracas,
Charlie Rivel, charlatanes,
bulos, velos y hombres bala,
funciones y funcionarios,
y números y palabras...

Había una vez un circo,
un circo llamado España,
que alegraba corazones
y las mentes apenaba,
con lágrimas y sonrisas,
con tragedias y con magia...
Circo que tiene su fin
igual que tiene su entrada.

Jesús María Bustelo Acevedo

Elecciones Andaluzas

ELECCIONES EN ANDALUCÍA

¡Elecciones Andaluzas!:
¿Turina o Manuel de Falla?
¿Sierra Nevada o la playa?
¿Caballitas o merluzas?

¿El pito chirigotero
o la sobria procesión?
¿La máscara o el mantón?
¿Murillo o Julio Romero?
¿Federico o Juan Ramón?

¿Bulería de Jerez
o Alegría gaditana?
¿La Roldana
o Martínez Montañez?

¿Córdoba con su Mezquita
o la Alhambra de Graná?
¡Qué más da!
¡A mí nadie me los quita!

Que si es, como Hamlet dijo,
ser o no ser la cuestión
y no lo que, siendo, elijo,
¡poco importa la elección!

Jesús María Bustelo Acevedo

Santa Brígida de Irlanda

INVOCACIÓN

¡Oh Santa Brígida bendita,
patrona de los sanadores,
matriarca de la blanca leche
y de la fresca cervecita,
que sacia y quita,
oh Santa Brígida bendita,
la sed de madre y sed de amores!
¡Salud! ¡Amén! ¡Y que aproveche!
¡Diosa de un fuego
de la plebe
que algún patricio hurtara luego
sin consumir ni en lo más leve
sus resplandores!
¡Oh Santa Brígida bendita,
patrona de los trovadores,
hazle a mi lira una visita!

Jesús María Bustelo Acevedo

Los bufones se rebelan

LA SECTA DE LOS BUFONES OFENDIDITOS

Los bufones se rebelan
porque quieren ser el rey,
puesto que los de la ley
por sus bufos ya no velan
y no se ríe la grey.

Y se dan golpes de pecho
exigiendo su derecho
a sacar de la chaveta
un humor que no respeta
ni a los muertos del estrecho.

Bufones que en su desgracia
han cambiado sin rubor
al humo por el humor
mientras que, por diplomacia,
se ríe el espectador.

Ahí lo tienes:
¡bufones antisociales
que tras vendernos sus males
los convierten en sus bienes!

Jesús María Bustelo Acevedo

Margarita y Fausto

LA INFAUSTA MARGARITA

El Diablo, Mefistófeles y Dios
charlaban distendidos sobre Fausto,
aquel que rima con ese holocausto
del que luego Alemania anduvo en pos.

Al tal Fausto, una noche habiendo visto
el citado Mefisto,
en sus sueños dibuja
a la pérfida o venerable bruja,
tan dulce como amarga,
que encanta al imprudente,
cayendo enamorado de repente
de la preciosa Marga.

Pero Marga no es Eva,
es pura, tierna, santa,
así que Fausto de su mal se espanta,
huye y halla refugio en una cueva.

Mas, astuto, Mefisto,
burlándose de él como de Cristo,
junto a Marga lo lleva...

En la noche estrellada,
su amor no disimulan,
y, abrazados, copulan,
quedando Margarita embarazada...

Pero Fausto se va con los grotescos
y satánicos frailes
para perderse en bailes
viciosos y dantescos...

Ella mata al bebé, yendo a prisión,
y al poco la justicia la ejecuta,
y él, que lo observa, exclama fanfarrón:
¡tan sólo fue una puta!

Jesús María Bustelo Acevedo

España de Messis, tesis y catequesis...

LA TESIS DEL PRESI

Entre Ronaldos y Messis,
políticos y sus tesis
dan a la plebe carroña,
aunque sé que ni de coña
acaban presos los presis.

Los presis y los diputas
de caras duras e hirsutas
han llevado hasta la cumbre
su corrupta podredumbre
y sus mentes diminutas.

Diminutas, falsas, viles,
pero astutas y sutiles
para la farsa y la trola...
¡Esta es la casta española
y son así sus perfiles!

Jesús María Bustelo Acevedo